Make your own free website on Tripod.com

Home

ACERCA DE NOSOTROS | SERVICIOS | MINISTERIOS | NOTICIAS | ALBUM FOTOGRAFICO | CONTACTENOS
Iglesia de Cristo del Sur
ACERCA DE NOSOTROS

at_church_thm.jpg

¿QUE ES LA
IGLESIA DE CRISTO?

Sólo Cristo, por medio del Nuevo Testamento, tiene la autoridad de decir lo que es la iglesia y lo que los cristianos deben de enseñar.
Esta es el punto de vista de las personas que componen las iglesias de Cristo. Creen que la iglesia de hoy día debe ser la misma como aquella en el Nuevo Testamento en organización, ley de conversión y en los principios de la vida cristiana.
La iglesia de Cristo, por lo tanto, es la iglesia del Nuevo Testamento. Los miembros reconocen sus debilidades y faltas, pero creen en el plan completamente suficiente y perfecto de Dios para la iglesia. Con sinceridad suplican a todos para estudiar y trabajar en un esfuerzo de restaurar el cristianismo del Nuevo Testamento.
Los miembros de las iglesias de Cristo creen que la entera estructura del cristianismo descansa en la divinidad de Cristo y su resurrección (1 Corintios 15:14).
Por intentar seguir el Nuevo Testamento en todo asunto, respetan a Jesús como el Hijo divino de Dios, nacido de una virgen, dotado por Dios con el poder de hacer milagros mientras estaba sobre la tierra, cuya vida y muerte cumplieron las profecías del Viejo Testamento y resucitado por el poder de Dios y ahora exaltado como rey a la diestra de Dios.
Los miembros de la iglesia afirman que los escritores del Nuevo Testamento fueron inspirados por Dios y creen, por lo tanto, que el Nuevo Testamento es verdadero y contiene la revelación final y completa de Dios al hombre (Juan 16:13; 2 Timoteo 3:16 17; Judas 3).
Los miembros de la iglesia de Cristo creen que el Viejo Testamento fue inspirado pero, como parte del plan eterno de Dios, era sólo una preparación o "ayo para llevarnos a Cristo" (Gálatas 3:24). El Nuevo Testamento enseña que el Viejo Testamento (o la vieja ley) fue anulado, quitado y clavado en la cruz (Colosenses 2:14). Y cuando la vieja ley fue anulada, un nuevo y mejor pacto entró en vigor (Hebreos 8:6 7; 9:15 18).
Siguiendo el Nuevo Testamento como regla de fe y práctica, y teniendo el Viejo Testamento como ejemplo (Hebreos 8:5; Romanos 15:4), los miembros de las iglesias de Cristo proponen hablar donde la Biblia habla y callar donde la Biblia calla. Creen que esto es la única manera lógica, segura y bíblica de seguir a Cristo.

OBEDECER EL NUEVO TESTAMENTO

Creen que suscribirse a cualquier credo que no sea el Nuevo Testamento, o rehusar obedecer cualquier mandato del Nuevo Testamento, o seguir cualquier práctica no apoyada por la enseñanza del Nuevo Testamento es, según ellos, añadir o quitar de las enseñanzas de Dios.
El Nuevo Testamento revela que Dios le dio "toda autoridad" a Cristo (Mateo 28:18) y que Cristo es el portavoz de Dios hoy en día (Hebreos 1:1 2). Como solamente el Nuevo Testamento expone las instrucciones de Cristo para sus discípulos, sólo él puede servir como base de toda enseñanza y práctica religiosa.
Esto es un hecho fundamental con los miembros de las iglesias de Cristo. Creen que la enseñanza del Nuevo Testamento sin modificación es la única manera de guiar a los hombres y mujeres para ser cristianos.
Los miembros de las iglesias de Cristo creen que es pertinente hacer las siguientes preguntas:
1. ¿Por qué no obedecer sólo a Cristo, ser sólo cristiano y permanecer sólo cristiano?
2. ¿Por qué ser miembro de una secta y llevar un nombre sectario?
3. ¿Por qué suscribirse a credo que no sea el Nuevo Testamento?
Tal vez una mirada histórica puede ayudar a clarificar la posición de los miembros de las iglesias de Cristo. El establecimiento de la iglesia, también llamada reino, fue profetizado por los profetas y Juan el Bautista. Mientras Cristo estaba en la tierra, prometió edificar su iglesia (Mateo 16:18). Es evidente en las Escrituras, según creen los miembros de las iglesia de Cristo, que la venida del Espíritu Santo en el primer Pentecostés después de la resurrección de Cristo (Hechos 2) señaló el establecimiento de la iglesia. Antes de dicha fecha, las referencias bíblicas concernientes al establecimiento de la iglesia indicaban un suceso del futuro. Después de Pentecostés, se habla de la iglesia como una institución ya establecida.

LA ENSEÑANZA APOSTOLICA

Los primeros miembros de la iglesia del Señor que eran de la congregación de Jerusalén aceptaron la enseñanza apostólica como infalible (sin errores) y final. "Y perseveraban en la doctrina apostólica, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones" (Hechos 2:42).
Al paso del tiempo, sin embargo, el celo y firmeza de muchos cristianos fallaban. Finalmente algunos empezaron a enseñar y practicar cosas distintas de las enseñanza apostólica.
Ese abandono de la enseñanza sana fue pronosticado por los escritores del Nuevo Testamento en sus advertencias en contra de la apostasía. Considere los siguientes pasajes:
"Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos" (Hechos 20:29 30).
"...para que en nosotros aprendáis a no pensar más de lo que está escrito...: (1 Corintos 4:6).
A pesar de estas advertencias, desde el principio del siglo segundo hasta la Edad Media y el Renacimiento, hubo una apostasía tras otra hasta que la iglesia era totalmente distinta a la del Nuevo Testamento en organización, adoración y enseñanza.
La historia tomó notas de que las innovaciones incluyeron lo siguiente:
1. Puestos eclesiásticos no autorizados por las Escrituras;
2. La creación de un clero especial;
3. Concilios religiosos se reunieron para decidir asuntos de organización, adoración y doctrina;
4. La sustitución de rociar en vez de sumergir para bautismo y el bautismo de infantes;
5. La introducción de instrumento musicales en el culto a Dios.
Al final de la Edad Medieval, muchos líderes religiosos se rebelaron en contra de las autoridades eclesiásticas y en contra de las prácticas de la iglesia romana. Rogaron por la autoridad bíblica en asuntos religiosos. Entre los principales figuraban Martín Lutero, Juan Calvino y Ulrich Zwingli. Seguidores apoyaron a los reformadores, pero desafortunadamente, sus enseñanzas terminaron en muchos credos fijos.

SOLA LA ESCRITURA

Lo que siguió fue la era del sectarismo, con diferentes grupos surgiendo por dondequiera, cada uno con un nombre peculiar y organización, doctrina y práctica peculiar.
Al final del siglo dieciocho, personas de diferentes sectas, estudiando por separado el uno del otro en diferentes partes del mundo, empezaron a preguntar:
1. ¿Por qué no volver más antes del sectarismo del protestantismo y más antes que el Catolicismo Romano a la simpleza y pureza de la iglesia del primer siglo?
2. ¿Por qué no aceptar solamente la Biblia seguir de nuevo de "la doctrina apostólica, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones"?
Dijeron: "Vamos a plantar la misma semilla (Lucas 8:11) que plantaron los apóstoles y cristianos del primer siglo y vamos a ser sólo cristianos, como ello lo fueron".
Estos hombres rogaron por desechar el sectarismo, desechar los credos humanos y seguir la Biblia. Enseñaron que todos deberían ostentar las enseñanzas del Nuevo Testamento y no las de los hombres. Enseñaron que no se exige nada de las personas como acto de fe sino sólo lo que es patente en las Escrituras. Enfatizaron que volver a la Biblia no significa establecer otra secta, sino volver a la iglesia original.

MILES CONVERTIDOS

Esta enseñanza se regó rápidamente. Miles de hombres y mujeres fueron convertidos, muchos de los cuales procedían de grupos sectarios. El movimiento ha crecido a más de 28,000 iglesias de Cristo. Su membresía total se estima como en tres millones.
Esta gente usa solamente el sistema congregacional de gobierno eclesiástico. Celebran la Cena del Señor el primer día de cada semana y celebran sus cultos sin el uso de instrumentos musicales. Predican como esencial para ser salvo la fe, el arrepentimiento, la confesión y la inmersión.
Ellos creen que la iglesia es una organización de naturaleza evangelística y su misión es de predicar el evangelio a toda criatura, ayudar a los necesitados y hacer bien a todos los hombres. Rehusan asumir nombres sectarios pero se conocen sencillamente como las iglesias de Cristo. Siguen esta prácticas porque creen que conforman al patrón del Nuevo Testamento. No se creen ni Católicos ni Protestantes, porque no creen que ninguno de los dos existían en el primer siglo y que ninguno está autorizado por el Nuevo Testamento.
Es curioso que en los últimos cincuenta años se ha encontrado grupos formados en varias partes del mundo que, sin saber de las iglesias de Cristo en los Estados Unidos, han dejado diferentes organizaciones sectarias y han empezado a adorar y enseñar lo mismo que las iglesias de Cristo en los Estados Unidos. Un ejemplo es un grupo en Assam, India. Otro grupo se ha encontrado en lo que antes se llamaba Nigeria y todavía otros en Europa Central. Las iglesias de Cristo han encontrado a personas por todas partes receptivas a su súplica de regresar el Nuevo Testamento. Ahora están llevando a cabo la obra de enseñar y establecer congregaciones por todas partes del mundo.

CADA CONGREGACION INDEPENDIENTE

Los miembros de la iglesia aceptan la Biblia como la Palabra inspirada de Dios. Además creen que Jesús es el Hijo de Dios y cabeza de la iglesia, el cual nos habla hoy en día por medio del Nuevo Testamento. Al contestar las preguntas referentes a la enseñanza o práctica religiosa, los miembros preguntan, "Qué dice el Nuevo Testamento?"
Por ejemplo, ¿qué dice el Nuevo Testamento en cuanto a la organización de la iglesia? El único tipo de organización o gobierno eclesiástico en el Nuevo Testamento era aquel de una congregación dirigida por los ancianos que también se llaman "obispos", "pastores" o "presbíteros" (palabras sinónimos). Estos hombres eran siempre más de uno y eran los supervisores de solamente una iglesia (Hechos 20:28). Los diáconos de la iglesia eran siervos especiales que trabajaban en la congregación bajo la dirección de los ancianos. En ninguna parte de la Biblia tenemos ejemplo de un oficial supervisando una o más iglesias. Tampoco hay ejemplo de un grupo de oficiales supervisando más de una congregación. Por eso los miembros de las iglesias de Cristo apoyan el sistema de gobierno congregacional. No es asunto de conveniencia ni de libertad religiosa sino de principio.
¿Qué dice el Nuevo Testamento en cuando a como llamar sus miembros? Los seguidores de Cristo eran llamados "cristianos" (Hechos 11:26; 1 Pedro 4:16). Colectivamente eran designados como la iglesia. Como un grupo en cierto lugar, los cristianos se refieren en el Nuevo Testamento como la iglesia en tal lugar, por ejemplo, la iglesia en Antioquía, la iglesia en Roma o las siete iglesias de Asia. Por lo tanto, los miembros de las iglesias de Cristo hoy se refieren a congregaciones individuales como la iglesia en Lovington, Nueva México, o la iglesia de la Avenida Skillman en Dallas, Texas o la iglesia en algún otro lugar. Se refieren a sus hermanos como cristianos o miembros del cuerpo de Cristo (Romanos 12:5; 1 Corintios 12:12). Hablando de todos los cristianos, simplemente dice "la iglesia".
El Nuevo Testamento también se refiere a la iglesia en el sentido del cuerpo general de cristianos como "las iglesias de Cristo"" (Romanos 16:16), "la iglesia de Dios" (1 Corintios 1:2), la "iglesia de los primogénitos" (Hebreos 12:23) y la "iglesia del Señor" (Hechos 20:28). Se usan otras expresiones en el Nuevo Testamento para referir a la iglesia, pero no se encuentran las designaciones sectarias. Además los miembros de la iglesia de Cristo creen que los que usan estas expresiones están equivocados (1 Corintios 1:10 13).

SU CULTO

Les es importante a los miembros de la iglesia de Cristo lo que dice el Nuevo Testamento en cuanto a culto aceptable.
1. Oran en el culto porque el Nuevo Testamento así lo enseña.
2. Enseñan en las asambleas públicas de la iglesia porque el Nuevo Testamento ofrece tales ejemplos.
3. Contribuyen de recursos económicos los domingos, día que la Biblia llama el "día del Señor" o "primer día de la semana". Usan el ejemplo de 1 Corintios 16:2, "cada primer día de la semana, cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado...".
4. Cantan en el culto, pero no usan ningún otro tipo de música por cuanto no encuentran ni enseñanza ni ejemplo para aquello en el Nuevo Testamento, y, en consecuencia, creen que tal música sería una violación de la ley de Dios. Leen en el Nuevo Testamento que los cristianos deben amonestarse mutualmente "cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales" (Colosenses 3:16), "hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones" (Efesios 5:19).
5. Se reunen el primer día de cada semana para "partir el pan", o sea, celebrar la Cena del Señor, porque así pueden seguir el ejemplo del Nuevo Testamento (Hechos 20:7). Para ellos, la Cena del Señor es una conmemoración de la muerte de Cristo (Lucas 22:19; 1 Corintios 11:26). Creen que el pan simboliza Su cuerpo y el fruto de la vid representa su sangre (Mateo 26:26 29).

BAUTISMO POR INMERSION

¿Qué creen los miembros de las iglesias de Cristo en cuanto a la conversión? Siguiendo el Nuevo Testamento, enseñan que la conversión incluye lo siguiente:
1. Fe en Cristo como el Hijo de Dios (Hebreos 11:6). La fe viene por escuchar la Palabra de Dios (Romanos 10:17), lo que conduce a uno al arrepentimiento.
2. Arrepentimiento porque también es un mandamiento (Hechos 2:38; 17:30).
3. Confesión, ya que el creyente arrepentido está dispuesto a declarar su fe en Cristo (1 Timoteo 6:12; Romanos 10:9 10).
4. Bautismo, porque el bautismo junto con los otros actos de obediencia es para perdón de pecados (Hechos 2:38) y porque introduce a uno en el cuerpo de Cristo que es la iglesia (1 Corintios 12:13).
Los miembros de las iglesias de Cristo enseñan que hay un solo bautismo (Efesios 4:5), el de inmersión en agua. La palabra original quiere decir sumergir y el Nuevo Testamento describe el bautismo como una sepultura (Romanos 6:4; Colosenses 2:12).
Las iglesias de Cristo no bautizan a los infantes porque un infante no tiene la capacidad para creer, arrepentirse y confesar su fe y, por lo tanto, no es candidato para el bautismo.
Los miembros de la iglesia de Cristo creen que el Nuevo Testamento enseña que la salvación es un don gratuito de la gracia de Dios y que no se consigue por las obras de uno (Efesios 2:8 9). Creen, sin embargo, que este don viene por medio de una fe viva y activa que conduce a uno a la obediencia. No presentan ningún mérito propio sino que confían solamente en el sangre de Cristo para limpiarlos de todo pecado (1 Juan 1:7).
Creen en el cielo como lugar de bendición y en el infierno como lugar de tormento, porque así lo indica la enseñanza de Cristo (Mateo 25:31 46).

NINGUN TITULO RELIGIOSO

Los predicadores de las iglesias de Cristo no usan títulos tales como "reverendo". Los miembros creen que tales títulos están en desarmonía con las enseñanzas y el espíritu del Nuevo Testamento como tampoco combinan con el trabajo de un predicador. Creen que el Nuevo Testamento no hace distinción entre lo que llaman "laico" y "clero". Además creen que el término "pastor" se usa en el Nuevo Testamento para describir el trabajo de un anciano u obispo y no el trabajo de un evangelista o predicador.
Los miembros de la iglesia de Cristo enseñan que los cristianos deben de conformar su vida diaria según el patrón del Nuevo Testamento. Creen que los principios básicos como honestidad, justicia, moralidad y trabajo deben de dirigir al cristiano en todas sus relaciones con sus semejantes porque el Nuevo Testamento enseña estos principios.
También la ley de Cristo en cuanto al matrimonio y el divorcio debe guardarse. Esto significa que solo existe un razón para divorciarse y volverse a casar, la cual es la fornicación de una de las partes (Mateo 19:9). Los miembros de las iglesias de Cristo enseñan esto como la ley de Cristo y no como una ley de la iglesia.
De la misma manera, se les enseña a los cristianos a ser buenos ciudadanos en sus respectivos países (Romanos 13:1 7).
Y por eso, las iglesias de Cristo en el siglo veinte, tiene por su guía la misma enseñanza que la iglesia del primer siglo. Humildemente invitan a toda persona a seguir el Nuevo Testamento en todo para que sean cristianos de verdad y así constituir la iglesia que Cristo estableció y por la cual murió.

2003 © IGLESIA DE CRISTO DEL SUR - SALTILLO, MEXICO